viernes, 28 de octubre de 2016

Enfermedades del Corazón



Enfermedades del Corazón

Como el corazón es el asiento de la vida física, su regente natural es el Sol.
El signo solar es Leo. Pero es una equivocación suponer que la palpitación del corazón sea necesariamente producida por una aflicción del signo Leo.
Indudablemente hay muchos casos en los que la indulgencia extrema del apetito indicado por el signo Cáncer dilata el estómago, el cual oprime al corazón y entonces la persona cree que sufre de este órgano. Esto fue el caso con los horóscopos 17 y 18; ambos creían que la afección de su corazón era la causa principal de su enfermedad, aunque en realidad su afección cardíaca era solamente uno de los efectos.
Pero el horóscopo número 3 nos presenta un caso de debilidad orgánica del corazón. El Sol está en su hogar en el signo fijo de Leo, y recibe una cuadratura de Saturno, el recolector; así, pues, es evidente que el corazón era un eslabón débil en la constitución de tal persona y que con el tiempo produciría alguna dolencia, a menos que se opusieran los medios para evitarla. Desgraciadamente, por supuesto, los padres conocían menos astrología hace una generación que actualmente, cuando esta ciencia está haciéndose palpable para todos. La energía, de la cual este horóscopo estaba pleno, se permitió que se despilfarrase sin freno alguno y sin que se parase a pensar siquiera el desastre que se avecinaba.
Venus y Júpiter, los planetas que rigen la circulación venosa y arterial, están en oposición. Venus está en Géminis, el signo de los pulmones, y cuando el Sol progresó hasta formar una cuadratura con el lugar ocupado por el Venus radical, y Urano transitaba la casa sexta, comenzó la enfermedad; la respiración empezó a hacerse laboriosa y difícil como está indicada por la cuadratura del dador de vida con los pulmones. Urano en oposición con el lugar natal en Cáncer, produjo el movimiento convulsivo conocido como tos del estómago y de este modo la enfermedad, durante muchos años robó a este hombre su energía vital; pero estas afecciones pasaron y debido a un modo de vida atento y racional, su organismo se vio libre de las afecciones experimentadas. Aún más, el sufrimiento de su alma ha producido un desarrollo de ella que no hubiera sido posible obtener de ningún otro modo.
El horóscopo número 19 nos presenta otro caso de enfermedad del corazón. El Sol y Neptuno están en conjunción en la casa octava y en oposición con Marte. Como esta conjunción está en el signo Géminis y en la casa de la muerte, es fácil prever los acontecimientos. La energía dinámica de Marte destruye todo lo que toca, acelera el movimiento, produce palpitaciones, etc. El Sol y Neptuno en Géminis señalan la verosimilitud de una hemorragia pulmonar, resultante de la sobreactividad del corazón. La Luna y Saturno en Leo señalan el paso obstruido de la sangre porque la nota clave de Saturno es la de obstrucción y retardación, y de este modo las válvulas del corazón se hacen débiles y el flujo regresivo de la sangre, llamado regurgitación, toma lugar. Leo rige también la espina dorsal, y las configuraciones maléficas en ésta producen las jorobas y deformidades semejantes.
El horóscopo número 20 es la figura de un muchacho hermosísimo, bien formado y saludable, que quedó afligido con la desviación de la columna vertebral.
Aquí nosotros encontramos la Luna en conjunción con la Cola del Dragón en la casa duodécima y en cuadratura con Saturno y Urano en Escorpio. A los cinco años de edad la Luna había progresado a la cuadratura de su lugar al nacimiento y esto y la conjunción de Saturno y Urano en Escorpio produjeron esta deformidad. Después de sufrir ocho años de tortura murió, habiendo sido llevado y traído de un dispensario a otro y tratado como un caso de experimento por todos los médicos. Cada doctor probaba en él una nueva cura y el enfermo sufrió los emplastos de yeso durante varios años sin ningún resultado ni propósito. La madre del desgraciado está representada por Neptuno en conjunción con Marte como un carácter descuidado y con hábitos disolutos, y para ella era de gran consuelo el encontrar la ocasión de colocar a su hijo en cualquier lugar con tal de no verse en la necesidad de cuidar de él. El muchacho murió cuando la Luna había progresado hasta la oposición a su lugar al nacimiento, hallándose también entonces en cuadratura con Urano y Saturno.

del libro "El Mensaje de las Estrellas" 
de Augusta Foss de Heindel y Max Heindel


*

No hay comentarios:

Publicar un comentario