jueves, 28 de junio de 2018

Un terrible enemigo de los pequeños trabajadores - Capítulo 35


CAPÍTULO 35 
UN TERRIBLE ENEMIGO DE LOS PEQUEÑOS TRABAJADORES 

Cuando el jugo de fruta es fresco, es una bebida ideal para los pequeños constructores; además, si se hierve y se conserva inmediatamente, se mantendrá en buen estado y dulce por años. Pero si el contenedor se abre y se deja dos o tres días en un ambiente cálido, el jugo estará sujeto a cambios; de hecho, entre otras sustancias presentes en el aire, hay pequeñas partículas llamadas levadura vegetal invisibles a simple vista. Cuando ellas son analizadas con la ayuda de un microscopio, se observa que pueden ser peligrosas para el Templo viviente. Algunas de estas partículas se depositan en la cáscara de la fruta y cuando su jugo es exprimido, la levadura entra en la bebida y fermenta gracias a los azúcares presentes en el líquido, siendo posible eliminar estas sustancias hirviendo el jugo. 
Todas las células vivas, que crecen y trabajan, producen sustancias de desecho que son inútiles y dañinas. Las células de la levadura producen al menos dos elementos temibles para tu cuerpo: el primero es un gas llamado dióxido de carbono; este gas asciende a la superficie del jugo, forma burbujas y luego se desvanece. Es el gas presente en la levadura lo que eleva la masa de pan: se retiene el gas de la masa, pero tan pronto como se hornea el pan, el calor permite la expansión de este elemento, haciendo que el pan se levante y se hinche. Terminada la tarea, el gas se desvanece, pero deja pequeños agujeros en la corteza del pan como un testimonio de su paso. La otra sustancia temible producida por las células de la levadura es el alcohol, que persiste dentro de la bebida. Cuando se produce una gran cantidad de alcohol, las células de la levadura mueren porque ninguna forma de vida resiste a este veneno mortal. 
Los dos cambios producidos por las células de la levadura se llaman fermentación. Todas las bebidas alcohólicas han sido sometidas a este proceso; el jugo de fruta fermentado produce el vino, mientras que la cerveza se produce por la fermentación de un cereal particular. Hervir un jugo fermentado disminuye su graduación alcohólica. Los vapores del zumo de frutas fermentado, son condensados y recolectados para producir brandy; con el mismo proceso se obtiene el whisky, usando sin embargo el jugo de trigo y la cebada. Este proceso se llama destilación. 
Cada grano de cebada y trigo contiene almidón y gluten. Ésta es la comida que la naturaleza ofrece espontáneamente a las plantas pequeñas. Las pequeñas células de almidón están recubiertas con gluten. A través de un proceso extraordinario, parte del gluten se transforma en diastrina, que modifica el almidón y lo transforma en glucosa. La glucosa es el alimento de las raíces, por eso es que las raíces de las plantas tienen un sabor dulce. 
Cuando el grano de trigo está bien regado y expuesto a la luz solar, comienza a brotar. Para hacer cerveza es necesario dejar madurar el grano algunos días y luego bloquear su crecimiento dejándolo secar. Se convierte en seguida en una papilla que se coloca en el agua para que suelte el azúcar y la diastrina. El líquido se dejará fermentar agregando el lúpulo y la levadura vegetal. La harina que se puede colocar sobre la punta de un cuchillo contiene más sustancias vitales que numerosos barriles de cerveza, así como una hogaza de pan de unos trescientos gramos contiene más nutrientes que veintisiete barriles de esta bebida alcohólica. 
Un puñado de granos de trigo producirá aproximadamente nueve litros de whisky, pero el alcohol siempre sigue siendo una sustancia nociva producida por células de la levadura y actúa como un veneno en cada organismo vivo. Es posible producirlo sólo con la fermentación: no hay alcohol en estado natural. El alcohol es un veneno para las plantas, para los animales y para los humanos. Cuando una fruta fermenta, el azúcar, nutriente principal, es consumido por las células de la levadura y en su lugar se deposita el veneno. 
Cuando el grano fermenta, los materiales de la construcción se convierten en sustancias venenosas que ponen en peligro la vida de hombres y animales. Todas las bebidas alcohólicas destruyen la vida. El primer documento que certifica los efectos del alcohol, establece lo siguiente: “Noé se hizo agricultor y plantó una viña; él bebió ese vino y se embriagó". Sin embargo, Noé no sabía que el alcohol contenido en el vino había producido en él ese estado de intoxicación, porque en ese momento los efectos de las bebidas alcohólicas no eran conocidos. 
El alcohol fue descubierto y llamado de esa manera alrededor de seiscientos años más tarde, por un árabe muy hábil. Llamó a esa sustancia Al Ghole, término árabe que se traduce como espíritu del diablo, ya que las personas se aprovechan de esta bebida para realizar actos demoníacos. En los siglos antiguos los hombres iban en busca de la fuente de la eterna juventud y bebían pociones que ellos consideraban ser el elixir de larga vida. Algunos reconocieron este elixir en bebidas alcohólicas: de hecho, el alcohol también se llama aqua vitae, es decir, el agua de la vida. Pero estudios posteriores han demostrado que el alcohol es en realidad, el agua de la muerte. 
El alcohol, presente en todas las bebidas alcohólicas como el vino, la cerveza, el brandy y el whisky, siempre debería ser considerado como el espíritu del demonio y agua mortal. Si se vierten unas gotas de alcohol puro sobre la piel y se cubre con un cristal, en la piel aparecerán pequeñas ampollas: el alcohol es de hecho una sustancia inflamable, lo que deja una sensación de calor en la boca y el estómago. Treinta gramos de alcohol puro ingerido por un perro con el estómago vacío producirán la muerte inmediata del animal. 
La cerveza retarda la digestión, mientras que el exceso de alcohol la bloquea por completo. Algunas personas se preguntan si el alcohol es un alimento; los pequeños trabajadores del Templo viviente, que bien conocen sus efectos destructivos, estarán prestos para responder negativamente. El alcohol obstaculiza su trabajo, los engaña, los aturde, los envenena y finalmente los mata. La comida es transformada por los pequeños trabajadores de los materiales de construcción: el alcohol no puede ser usado por las células vivientes. Además, resiste todos los esfuerzos de ellas para que sea menos nocivo para el cuerpo e impide la correcta asimilación de los alimentos. El alcohol circula en su estado natural en la sangre, privando al flujo de la vida del agua necesaria y robando el oxígeno de los glóbulos rojos. Es un veneno para los pequeños constructores del Templo viviente, los priva de materiales de construcción trayéndoles confusión y dolor. 
El alcohol paraliza los nervios que controlan los vasos sanguíneos, haciendo que su diámetro sea más grande de lo que deberían ser: la cara de un borracho es roja y su piel pálida. El bebedor habitual siempre tendrá su cara en estas condiciones, incluso si no ha ingerido alcohol recientemente: las venas de su rostro serán visibles y su nariz roja. La idea del calor es sin embargo una mentira. Sólo su piel está caliente mientras los órganos interiores sufren del frío. 
De hecho, no son las paredes de una casa las que deben calentarse, sino las habitaciones; de la misma manera, no deben ser calentadas sólo las paredes del Templo viviente, sino también sus maravillosos órganos internos. Desafortunadamente, la sangre de un alcohólico circula por la superficie, olvidando calentar las partes ocultas del organismo. La sensación de calor que el alcohol produce, engaña al bebedor que no presta atención para proteger su cuerpo con ropa contra el frío. En realidad, necesita más calor que si estuviera sobrio. 
En 1786, el Príncipe Patunkin, Primer Ministro de Rusia durante el reinado de la emperatriz Catalina, ofreció un almuerzo a sus compañeros, todos comieron mucho y bebieron brandy sin contenerse. La noche fue particularmente fría y a la mañana siguiente dieciséis mil hombres estaban muertos congelados. El brandy, en lugar de protegerlos, los había destruido. 
Los leñadores que trabajan en los bosques en invierno saben que si consumieran bebidas alcohólicas sufrirían aún más por el frío. Incluso los exploradores del Ártico resisten las heladas sin ingerir alcohol. Esta sustancia no protege ni del frío ni del calor: de hecho aumenta el sufrimiento y los inconvenientes provocados en las arterias y daña el cuerpo más que si se hubiera insolado. Los nervios que controlan el corazón se debilitan por el uso del alcohol, lo que hace que el corazón llegue a latir más rápido, pero al mismo tiempo la fuerza de cada latido disminuye. En la mayoría de los casos el alcohol adormece el sistema nervioso y los pequeños constructores, de modo que su capacidad para el trabajo se debilita considerablemente. 
Un bebedor de cerveza no podrá palear tanta nieve como un abstemio; un soldado embriagado no marchará a tiempo con su equipo, ni será rápido para ejecutar las órdenes. Este temible enemigo del Templo viviente envenena las células del cerebro tanto como el opio, el éter y el cloroformo. Las facultades que desarrollamos durante la adolescencia y madurez, son las primeras en ser arruinadas por estas sustancias: perdemos la capacidad de controlar y juzgar y nos convertimos en charlatanes y pendencieros. El alcohol aturde el cerebro y engaña al hombre por creer que beberlo puede ayudarlo en sus reflexiones, pero cuando regresa a la sobriedad se avergüenza de sus pensamientos. El borracho se siente fuerte cuando en realidad es débil, rico si es pobre, feliz si está triste, saludable si está enfermo, caliente cuando hace frío, activo si es flojo, bueno si es malo. 
El vino es un mentiroso, tanto es así que, si se bebe sin moderación puede conducir a terribles alucinaciones: las mesas y las sillas tomarán apariencias monstruosas en la mente nublada por el alcohol. También sigue siendo presa de absurdos delirios. El exceso alcohólico enloquece al ser humano: hasta lo puede poner en la condición de cometer un crimen. Cualquiera que sea engañado por el alcohol no es una persona sabia.
Cuando el hábito de beber se ha establecido permanentemente en tu mente, te conviertes en una víctima del alcohol y tu vínculo con él es más resistente que el hierro. Aprende de los niños que resisten la tentación, si aprendes a considerar a tu cuerpo como un Templo vivo, si consideras que su belleza y su integridad es importante, incluso a costa de tus deseos, serás un ser valiente, con un carácter determinado y una gran capacidad de control. 
Nadie tiene la intención de convertirse en alcohólico, pero ya sabes cuán fácil es que un simple gesto se convierta en un hábito consolidado: las células cerebrales aprenden de manera indiscriminada, tanto los buenos como los malos hábitos; si comienzas a beber, es probable que sigas haciéndolo. Si te opones al primer vaso, nunca habrá un segundo. La vieja advertencia: "¡No toques y no pruebes!", es lo mejor que puedes ofrecerle a tus pequeños trabajadores para defenderse del enemigo terrible llamado alcohol.

del libro
La Historia de Un Templo Viviente 
UN ESTUDIO DEL CUERPO HUMANO 
FREDERICK M. ROSSITER, B S., M.D. Y MARY HENRY ROSSITER, A.M.

*


No hay comentarios:

Publicar un comentario