jueves, 28 de junio de 2018

Materiales de construcción inadecuados - Capítulo 34


CAPÍTULO 34 
MATERIALES DE CONSTRUCCIÓN INADECUADOS 

En general, las personas no prestan mucha atención al tipo de comida que consumen ni a su calidad. Pocas personas escuchan los deseos y necesidades de los pequeños trabajadores del Templo viviente. Por lo tanto, casi todos se alimentan de alimentos de mala calidad, lo que no proporciona excelentes materiales de construcción. Si has conocido y aprendido a amar y apreciar el trabajo de tus células vivas, sabrás lo importante que es darles alimentos saludables y nutritivos. Uno de los peores errores que se pueden cometer, es la sobrecarga de los pequeños trabajadores sólo con las sustancias presentes en uno o dos tipos de alimentos, lo que genera deficiencias en todos los demás elementos necesarios, como si a los constructores de un patio techado se les suministraran ladrillos en abundancia, pero no suficientes vigas de madera. 
Por lo tanto, para ayudar al Templo vivo a crecer fuerte y sano y tender a su perfección, debes proporcionarle todos los elementos que se necesitan, no excediéndote con ciertos alimentos ni siendo deficiente en otros. En los alimentos naturales, encuentras las proporciones correctas de todas las sustancias esenciales para el cuerpo. Cereales, verduras, fruta fresca y seca, leche, mantequilla y huevos son la mejor y más completa lista para una alimentación saludable. Los cereales y la leche contienen todos los elementos en las proporciones adecuadas: fruta fresca, frutos secos y cereales son una excelente comida. 
Otra excelente combinación la proporcionan los cereales que se consumen con legumbres, guisantes, arvejas o lentejas, y cereales con vegetales o cereales con leche y huevos. También se recomienda no consumir muchos alimentos diferentes en una sola comida: de hecho, nunca se ha visto cargados en el mismo camión ladrillos, yeso y grava. Luego elije una combinación de dos o tres alimentos y menús variados en cada comida. Una mala asociación de alimentos puede ser indigesta, como la fruta que se consume con algunos vegetales, con leche, con azúcar o con carne. 
Los alimentos simples, preparados de forma natural, sin demasiada grasa o salsa, son sin duda los mejores. Los constructores de obras no pueden usar tablas manchadas con alquitrán o barniz para la construcción de un edificio. De la misma manera, los pequeños trabajadores del Templo viviente no pueden asimilar alimentos demasiado condimentados y cargados de grasas. Todas las sustancias como la pimienta, ajíes picantes, mostaza, especias y salsas, no sólo van en detrimento del sabor original de la comida, sino que también alteran y dañan el trabajo de las células vivas. 
Esas sustancias representan material de construcción de desecho, no son consideradas alimentos por los expertos y no son nutritivas, además de estropear las sustancias que sí son nutritivas presentes en los demás alimentos más saludables. Incluso tortas, pasteles, postres en general y todos los alimentos demasiado ricos son en realidad materiales de construcción muy pobres en nutrientes, ello debido a su composición, ya que en ellos la harina, la mantequilla, los huevos, el azúcar, la leche, la fruta y las especias se mezclan, sin pensar en los efectos nocivos que pueden producir en el cuerpo. 
Aunque las personas suelen ser conscientes del daño causado por estos alimentos, continúan consumiéndolos sin pensarlo. Si estás acostumbrado a comer sólo alimentos sanos y naturales desde la infancia, no será difícil entonces preferirlos antes que los demasiado elaborados. ¡Tienes que tener un gusto antinatural para preferir los pasteles y los postres a la fruta! 
Por otra parte, los alimentos genuinos que no se cocinan de la manera correcta, se convierten en materiales de construcción de baja calidad. No se puede construir una casa sólida con madera demasiado fresca, con vigas no perfectamente cortadas o pintadas con diferentes colores. Por lo tanto, no es posible ayudar al cuerpo a crecer sano al comer cereales crudos o parcialmente cocidos, o al cocinar alimentos que consumen demasiados condimentos. Cocinar es extremadamente importante para que la comida se convierta en un material de construcción de excelente calidad. Para ser un buen cocinero no es suficiente preparar la comida para que tenga un buen sabor que estimule el apetito, sino que también es esencial preservar su sabor natural, aumentar su digestibilidad y asociarlo con alimentos compatibles. Sólo de esta manera pueden los pequeños trabajadores explotar todos sus recursos. 
Los animales no necesitan cocinar los alimentos: no pueden cocinarlos y su sistema digestivo está creado para asimilar incluso los alimentos crudos. En cambio, la inteligencia le permite al hombre cultivar los campos y preparar sus comidas de una manera que siempre es diferente, apetecible y digerible. La mayoría de los alimentos adecuados para los humanos necesitan cocinarse. Los cereales crudos son indigestos, al igual que las papas y el arroz. Esto se debe a que las células pequeñas de almidón están cubiertas con una cápsula leñosa que no puede verse afectada por la saliva o los jugos gástricos si no se ha cocinado antes. 
La mejor manera de romper esta protección y liberar el almidón es cocinar los cereales. El almidón hervido es suave y masticable, mientras que el horneado es dorado y seco. El revestimiento exterior del pan, que se llama corteza, crujiente y de un hermoso color dorado, es la mejor parte. Cuando se mastica, su sabor es delicioso y casi dulce: la saliva modifica el almidón convirtiéndolo en azúcar. Cuanta más corteza se haya formado, más material de construcción se suministrará a los pequeños trabajadores. El pan casi siempre se cocina en el horno y este proceso lo hace saludable y nutritivo. Si por dentro el pan está demasiado suave y pegajoso, significa que no está bien cocido, la digestión será más lenta y agotadora y será acompañada de ardor de estómago. Además, el pan no debe consumirse dos días después de su preparación. 
Si el pan se corta y se pone en el horno a una temperatura alta (360 °), el almidón se transforma en un azúcar denominado dextrosa: esta sustancia es más fácil de digerir que el almidón. El pan blanco se produce a partir de la harina obtenida moliendo todo el grano de trigo. Incluso el pan de Graham, nombrado en honor al Dr. Sylvester Graham, quien primero analizó los efectos beneficiosos de este alimento, usa el grano entero. Este pan es muy nutritivo y debe ser consumido por adolescentes para ayudar a que los músculos se desarrollen. Incluso con el centeno obtienes un excelente pan. El pan de maíz es muy especial: se desmorona fácilmente; de hecho, la sustancia de la goma llamada gluten presente en el trigo está ausente en el maíz. A menudo los niños extraen esta sustancia, para masticarla, de los granos de las nuevas espigas. 
El pan caliente, los bizcochos y todos aquellos alimentos donde se ha puesto demasiada sal, son materiales de construcción de baja calidad. El arroz, primero cocido en el horno y luego soplado con vapor, es mucho más saludable que el arroz hervido. Lleva aproximadamente una hora cocinar arroz y otra hora para digerirlo. Todos los cereales deben cocinarse de tres a siete horas antes de estar listos para ser consumidos. Es imposible que se conviertan en buenos materiales de construcción si la cocción toma solo quince o veinte minutos. Los copos de cereales o los cereales inflados también son un alimento perfectoxviii. 
También ciertas verduras deben cocinarse durante varias horas. La cáscara de los guisantes, los frijoles y las lentejas, así como la de algunas frutas, es particularmente indigesta y no debe introducirse en el cuerpo. Algunos tipos de fruta son más adecuados para ser consumidos crudos en lugar de cocidos. Otros, como las ciruelas o los albaricoques o duraznos, mejoran su calidad con la cocina. Las papas, si se cocinan de la manera indicada, representan un excelente material de construcción, ya que contienen la forma de almidón más digerible y las sales minerales que el cuerpo necesita para la construcción de los tejidos. Las papas al horno son preferidas; su almidón tostado se vuelve aún más digerible. Los huevos cocidos y fritos no son un excelente material de construcción; se deben comer crudos, si son frescos, o ligeramente cocidos en agua hirviendo. En general, sin embargo, todos los alimentos fritos son materiales de construcción de baja calidad. 
El cerdo es uno de los alimentos menos saludables y más peligrosos para el Templo vivo: causa daño al cuerpo y suele contener pequeños parásitos. Los alimentos deben ser naturales, simples y cuidadosamente preparados, a fin de mantener a los pequeños trabajadores en perfectas condiciones de salud. Tienes que cuidarlos, comenzando a considerar cuidadosamente lo que consumes. 
Si comes demasiado rápido o bebes mucho durante las comidas, entonces no cuidas lo suficiente de tus células vivas. La comida debe masticarse en la boca sólo con la ayuda de saliva y sin otros líquidos. No debe entrar al estómago junto con agua u otras bebidas, pues al hacerlo los jugos gástricos se diluyen, la digestión es más lenta y será necesario que los pequeños trabajadores absorban el líquido extraño en el estómago antes de que pueda comenzar el proceso digestivo. 
Si las bebidas ingeridas son demasiado frías, esto empeora aún más la situación: la comida se enfriará y antes de ser digeridas deberán ser trabajosamente calentadas. Muchos materiales de construcción se desperdician si comes cuando estás cansado, excitado o nervioso. Todos los sentimientos violentos interfieren con el trabajo de los pequeños constructores, especialmente las células vivientes del canal alimenticio. El miedo también detiene la digestión: el flujo de saliva se interrumpe, la boca se seca, como cuando estás en la escuela al final del año y estás atemorizado. En China, un hombre acusado de un crimen, se vio obligado a masticar arroz crudo para demostrar su inocencia. Al no poder tragar el arroz, fue encontrado culpable. Se pensaba que el sentimiento de culpa por el pecado cometido lo aterrorizaba hasta el punto de interrumpir su salivación.
Debes sentarte a la mesa relajado y feliz, con todo el tiempo necesario para la comida. La tranquilidad y la felicidad hacen que la sangre fluya más rápido y que las células digestivas vivientes funcionen más animadamente. Ni siquiera deberías comer entre comidas, para no dañar el trabajo de los pequeños constructores. Cuando el estímulo del hambre es insoportable, una fruta pequeña, que contiene mucha agua, calmará tu necesidad. La cena debe ser ligera y consumida dos o tres horas antes de acostarte. Si tu cena es a base de frutas, dormirás bien y por la mañana estarás refrescado y descansado.

del libro
La Historia de Un Templo Viviente 
UN ESTUDIO DEL CUERPO HUMANO 
FREDERICK M. ROSSITER, B S., M.D. Y MARY HENRY ROSSITER, A.M.

*

No hay comentarios:

Publicar un comentario