sábado, 30 de junio de 2018

La absorción de principios nutritivos - Capítulo 27


CAPÍTULO 27 
LA ABSORCIÓN DE PRINCIPIOS NUTRITIVOS 

Has visto cómo los alimentos ingeridos han pasado por cuatro estados del sistema digestivo: la boca, la laringe, el esófago y el estómago, estando sometidos a cuatro procesos de transformación: masticación, deglución, mezclado con jugos gástricos y la digestión. Todo esto los ha transformado en alimentos de diversos tipos en una pasta homogénea llamada quimo, que iba dirigido desde el estómago para entrar en la parte más larga del canal viviente: los intestinos. El quimo ahora enfrenta la parte más larga del sistema digestivo: el intestino delgado, que mide casi seis metros pero, envuelto en sí mismo, ocupa muy poco espacio en el tronco humano. Esta parte del intestino se compone de un músculo tubular y a los primeros treinta centímetros se les llama duodeno. 
El trabajo de transformación de alimentos en materiales de construcción para el Templo viviente, comienza en la boca, continúa en el duodeno y luego se completa en el intestino. Dos fluidos digestivos muy importantes se colocan en el intestino delgado a través de tubos muy finos. Uno es el jugo pancreático (viene del páncreas) que ayuda a la digestión de los almidones (pan, pasta, arroz, papas…), proteicos (carne, pescado, queso, huevos…) y grasas saturadas (mantequilla, aceite…) dividiéndolos en glicerina y ácidos grasos. El otro fluido es la bilis (del hígado) que proporciona la emulsión de las grasas y las convierte en pequeñas gotas, regula la fermentación intestinal, promueve la absorción de nutrientes, destruye las células o glóbulos rojos sanguíneos, ya demasiado viejos para ser usados, y favorece la peristalsis (el movimiento) de las paredes intestinales. 
En el intestino hay muchos pequeños trabajadores que secretan dicho jugo, que es capaz de digerir todo tipo de alimentos. Por lo tanto, se puede afirmar que estos trabajadores son menos selectivos que las glándulas salivales que actúan sólo en almidones, y que los trabajadores estomacales que no tienen interés en procesar almidones, azúcares ni grasas. Incluso si la comida ha sido ingerida sin ser masticada suficientemente o ha sido expulsada del estómago por ingerir agua potable helada, los pequeños trabajadores del duodeno se movilizarán para completar la digestión de azúcar y dulces en general, que han pasado de tu boca y estómago sin recibir ninguna atención, y así comienzan la transformación en esta primera sección del intestino. 
Los postres al final de la comida son perjudiciales para la digestión debido al hecho de que los azúcares deben permanecer en el estómago esperando que salgan los demás alimentos, creando así desordenes de varios tiposx.
La membrana del duodeno y de la parte restante del intestino delgado es resbaladiza y forma una serie de pequeños pliegues que, a diferencia de los del estómago, no desaparecen incluso cuando la membrana se estira para empujar hacia adelante el material elaborado que toma el nombre de quilo. Ésta es la razón por la cual el quilo se mueve muy lentamente haciendo que la asimilación sea posible por los principios nutritivos contenidos en ella.
Si miras la membrana intestinal, descubres que está cubierta por una gran cantidad de vellosidades (o vellos) intestinales, pequeñas protuberancias de aproximadamente un milímetro de alto, que dan a la mucosa la apariencia de un terciopelo. En cada una de estas vellosidades hay una pequeña arteria (arteria de las vellosidades) que se ramifica en una red de capilares sanguíneos que traen al Templo viviente las sustancias necesarias para su nutrición. 
Después de haber entregado las sustancias necesarias para su vida y su trabajo, los capilares recolectan dióxido de carbono y otras sustancias de desecho, preparándose para recibir los nutrientes contenidos en el quilo. Hay más de diez millones de vellos intestinales en el intestino: en cada uno de ellos hay una bomba pequeña que, cuando las vellosidades se contraen, absorben los nutrientes presentes en el quilo y los fuerzan a entrar en los capilares sanguíneos y a dirigirse al hígado para el procesamiento final. 
Por lo tanto, después de cada comida, cuando ésta sale del estómago, hay más de diez millones de pequeñas bombas que van a trabajar para recoger los elementos nutritivos de la comida ingerida: trabajan tan silenciosamente que no hay posibilidad de que lo notes. En esta quinta fase del proceso digestivo, los nutrientes presentes en los alimentos ahora digeridos, finalmente son absorbidos para ser utilizados más tarde. 
La palabra absorber proviene de la latina succión. Además de absorber el agua vertida, las pequeñas vellosidades absorben las sustancias necesarias para el mantenimiento del Templo viviente. Es cierto que hubo algún tipo de absorción también en la boca y el estómago, pero la fase más importante de este proceso se realiza en realidad en el intestino. El viaje de los alimentos ingeridos, que pasaron por la boca o se estacionaron en el estómago, era bastante incómodo, pero ahora en el intestino el viaje se vuelve mucho más cómodo y pacífico. 
Mientras estuvieron en el estómago, todos los diferentes tipos de alimentos ingeridos permanecieron juntos: pan, mantequilla y mermelada se unieron, así como eran al haber sido ingeridos. Después de entrar en el intestino llegó la hora de separarse; las grasas (aceite, mantequilla...) toman la ruta grasa mientras que los almidones (pan, pasta, arroz, papas...) y carbohidratos (frutas, verduras, dulces...) se dirigen en otra dirección. Si la comida se detuviera en el duodeno, no les proporcionaría ningún alimento a los pequeños trabajadores del Templo viviente, del mismo modo que no los alimentaría si, en lugar de estar en tu boca, la pusieras en un bolsillo. 
Por lo tanto, se entiende cuán importante es que el estómago prepare los alimentos para que una vez que entren en el intestino puedan continuar por una de las dos rutas descritas. Todos los alimentos que no están destinados a continuar en uno de estos caminos, se dirigen hacia el final del canal viviente y se vuelven parte de los excrementos. Cuando la comida digerida (quimo) sale del estómago y entra al intestino, produce una contracción de las paredes intestinales. Estas paredes están formadas por músculos largos y redondos capaces de producir un movimiento que recuerda a los gusanos y eso se llama peristaltismo o peristalsis intestinal. 
Este movimiento es similar al del esófago porque fuerza al quimo a avanzar, pero es más lento porque se detiene por los pliegues intestinales, que son alrededor de novecientos. Esta lenta progresión del quimo permite que todas las sustancias nutritivas puedan ser absorbidas por las vellosidades intestinales, en las cuáles la mantequilla y la mermelada se ven obligadas a despedirse definitivamente, moviéndose por diferentes caminos, para ser utilizadas en el mantenimiento del Templo viviente. 
Cada vello intestinal puede considerarse como una bomba de succión; una bomba viviente cubierta por muchas células con diferentes funciones. Siempre que el pequeño vello se contrae, las diversas células absorben lo que está dentro de su competencia: están aquéllas capaces de absorber una gotita de grasa emulsionada y aquéllas que toman una migaja del pan digerido. Los pequeños trabajadores que producen la contracción del vello y los que producen la absorción, trabajan en perfecta armonía. 
Lo que queda de los almidones e hidratos de carbono y parte de las grasas se toma de la sangre que lo envía al hígado, la parte restante de la grasa es absorbida por los capilares linfáticos. ¿Cómo es posible que estos pequeños trabajadores conozcan tan bien su trabajo, que algunos saben cómo rechazar todo lo que no es una partícula de grasa y otros aceptan sólo las partículas de cereales? Es un gran misterio que solo la Mente que los creó y los educó podría explicar. Si fuéramos tan cuidadosos para hacer el trabajo y para dejarnos guiar por el Poder Divino presente dentro de nosotros, tal como lo hacen estos pequeños trabajadores, en el mundo no habría pecado ni enfermedades. 
Las partículas de grasa recogidas por los diversos capilares linfáticos, presentes en cada vellosidad, se reúnen en una especie de depósito que toma el nombre de vaso quilífero. Todos estos vasos convergen en la cisterna de Pecquet, desde donde alcanzan la vena subclavia izquierda. Desde aquí pasan a la vena cava descendiendo al corazón que los bombea hacia los pulmones junto con la sangre para ser oxigenada. El regreso a los pulmones se distribuirá por todo el cuerpo a través de la circulación de la sangre. 
Las partículas de almidón recogidas por las vellosidades, en cambio atraviesan venas cada vez más grandes, para llegar al hígado que transforma la glucosa en glucógeno y usan las proteínas digeridas para crear las piezas de repuesto para el Templo viviente. El glucógeno se distribuirá a través de la sangre para proporcionar combustible a los pequeños trabajadores del Templo viviente cada vez que surja la necesidad. Cómo es que la comida ingerida llega a transformarse a lo largo de su trayecto en el intestino, es otro gran misterio que sólo el Creador conoce.
Esta última fase del proceso digestivo se llama asimilación. Esta palabra simplemente significa hacer de la comida ingerida, parte de uno mismo. Cómo puede suceder esto sigue siendo un secreto. Incluso la persona humana más sabia que haya vivido en esta Tierra no podría resolver este misterio: ¿Cuáles son las motivaciones que impulsan a las células a cumplir su trabajo específico? Todos estamos obligados a meditar serenamente ante este fascinante misterio de la vidaxi. 
Durante las bodas de Canaán, Jesús transformó el agua en vino y la historia de este milagro es conocido por todo el mundo; pero pocos saben y hablan sobre la maravillosa transformación que tiene lugar dentro del Templo viviente, donde el trigo, la mantequilla y la leche se convierten en sangre y tejidos. Ésta es la constante revelación de la Vida y el Poder de Dios en cada uno de vosotros. 
Éste es el hecho que hace que incluso la más simple de tus acciones sea importante: la elección de alimentos y bebidas que luego se transformarán en partes vivientes de tu propio organismo. Además, después de hacer una elección oportuna, también debes evitar ingerir una cantidad de comida mayor de la que realmente se necesita. Demasiada comida cargaría el canal de vida con trabajo excesivo, tanto que la actividad de las vellosidades se vería muy obstaculizada, lo que haría que los procesos digestivos y de asimilación fueran mucho más lentos. Esto no es sólo un desperdicio de comida, sino un desperdicio inútil de energía: los pequeños trabajadores del intestino están de hecho, obligados a trabajar más duro, sin obtener resultados útiles. 
Un arquitecto que comprara materiales valiosos para que luego no fueran usados por los trabajadores, sería considerado un tonto. Pero esa forma de actuar sería mucho menos dañina que el desperdicio inútil de materiales maravillosos (los alimentos) que Dios mismo ha creado para tu sustento.

del libro
La Historia de Un Templo Viviente 
UN ESTUDIO DEL CUERPO HUMANO 
FREDERICK M. ROSSITER, B S., M.D.

*

No hay comentarios:

Publicar un comentario