viernes, 29 de junio de 2018

El pan de la vida - Capitulo 31


CAPÍTULO 31 
EL PAN DE LA VIDA

Hasta ahora te he contado muchas cosas sobre el Templo viviente, pero muchos misterios quedan por explicar. He intentado, hasta ahora, darte toda la información necesaria para hacer que ames y respetes tu cuerpo; ahora tendrás que comenzar a considerarlo como un Templo viviente, la criatura más perfecta de toda la Creación, por lo que debes mantenerlo hermoso y saludable.
Se reconocen algunas cosas que son muy simples tales como el aire fresco, la luz solar, la comida y los movimientos naturales y correctos, que proporcionan un elixir de vida mucho mejor que lo que soñaron los alquimistas de los tiempos pasados. Ahora que sabes acerca del gran trabajo realizado en este magnífico Templo, puedes cuidar mejor a los pequeños trabajadores, las pequeñas células de las que depende tu salud y belleza. Si les das la cantidad correcta de material, sin cargarlo con trabajo inútil y no privándolo del descanso correcto, se encargarán del Templo en el que vives, creces y trabajas, amas y rezas, teniendo así una vida feliz, sin problemas de salud o enfermedades.
Por lo tanto, debes proporcionar a tu cuerpo los materiales adecuados porque, de lo contrario, tus células no podrán hacer un buen trabajo. Ésta es la tarea, según lo planeado por el Gran Arquitecto. La naturaleza ofrece espontáneamente todo lo que tu Templo necesita, la vida al aire libre, la luz del sol por igual y también la posibilidad de hacer movimientos y descansar. También estás obligado a respirar, prefiriendo el aire fresco al contaminado. Si vas a ser generoso con los pequeños trabajadores de tu Templo, les darás aire puro en cantidad, esto colaborará para embellecer tu cuerpo.
Nadie te obliga a permanecer en el sol o hacer movimientos, pero todo eso contribuye a tu salud. Mas estás obligado a proporcionarles comida y bebida a los pequeños trabajadores: debes alimentarte para mantenerte vivo. Sería muy difícil privarte de comida y agua hasta el punto de morir de hambre o sed. Cuando tienes hambre, de hecho, estás alarmado por el grito emitido por los pequeños trabajadores de todo el Templo viviente. También estás obligado a dejar descansar a las células pequeñas: tarde o temprano, aunque trates de resistir, el sueño reparador se apoderará de ti. También cuando duermes, todavía hay pequeños trabajadores que no descansan en absoluto: hay algunos que trabajan incluso más que cuando estás despierto. La naturaleza, sin embargo, ha previsto todo esto y, de una forma u otra, todos los pequeños trabajadores logran tomar un descanso.
Las actividades llevadas a cabo en el Templo durante el día y la noche son bastante diferentes entre sí. Durante el día, los trabajadores del cerebro están muy ocupados, así nos permiten ver, oír, oler, sentir y tocar. Ellos te permiten beber, comer, correr y caminar, así como llevar a cabo muchas otras actividades. En cada momento de tu día, con cada palabra, o gesto, usas energía vital y consumes los tejidos del Templo, creando tales toxinas y productos de desecho.xvi Además debes recordar, que cuando piensas produces más toxinas que en cualquier otra actividad. Durante la noche, si estás dormido, el sistema nervioso simpático está muy activo y millones de pequeños trabajadores están laborando para reconstruir las partes que destruiste durante el día. Otros millones de pequeños trabajadores están en cambio ocupados llevando materiales de construcción y eliminando productos de desecho relacionados con este complejo trabajo. Los alimentos que has tomado durante el día se transforman en materiales de construcción, luego se almacenan o son transferidos donde sea necesario.
El hambre que sientes por la mañana se debe a que lo que comiste el día anterior ya fue utilizado y los pequeños trabajadores demandan más comida. La sensación de frescura que sientes cuando te despiertas es causada porque durante la noche has respirado más oxígeno de lo que necesitas y por lo tanto tienes un buen stock. Los niños y los jóvenes necesitan más descanso que los adultos y los adultos más que los ancianos porque, además de las actividades normales, también deben crecer y crecer considerablemente.
El hecho de crecer sano y robusto depende de la calidad y cantidad de comida, de las actividades que se realizan y del descanso correcto. Puedes ver cuán cierto es esto en países donde, desafortunadamente, los niños no pueden tener la cantidad necesaria de comida y por ello no pueden crecer bien. La gente adulta no siente hambre como sienten los niños, ni siquiera necesitan mucha comida porque su crecimiento ha terminado. Sin embargo, ellos también deben alimentarse para proporcionar a los pequeños trabajadores el material necesario para reparar lo que se ha deteriorado y reconstruir lo que se ha consumido; los alimentos también sirven para proporcionar la energía necesaria para las actividades diarias.
Las personas mayores, por supuesto, necesitan menos comida. En sus cuerpos los procesos de reparación son muy lentos: no tienen que comer más de lo necesario para no crear una sobrecarga de trabajo para digerir alimentos que no serán usados. Durante su famoso Sermón de la Montaña, Jesús le preguntó a los padres presentes en la multitud: "¿Y quién de ustedes le dará una piedra a su hijo que le pidió un pedazo de pan?”: nadie haría tal cosa. Sin embargo, incluso el pan, un alimento tan precioso, es un fruto de la tierra como son las piedras. La palabra pan se usa generalmente para indicar comida fundamental, porque contiene todo lo que se necesita para construir el cuerpo, nutrir las células, reparar lo que está dañado y proporcionar energía que se distribuirá a todas las partes del Templo viviente.
El pan es la comida de la vida que mantiene el cuerpo saludable de la mejor manera. Job, un filósofo judío, declaró que es de la tierra donde se saca el pan y en el Salmo 104 encontramos la siguiente afirmación: "Él hace producir el heno para las bestias, Y la hierba para el servicio del hombre, Sacando el pan de la tierra”. Entonces la tierra es la fuente de nuestra comida. De hecho, tanto las plantas como los animales, así como los humanos, obtienen su alimento de la tierra. Los rosales, a través de las raíces, se alimentan de las sustancias que están en el suelo y sus hojas toman alimento del aire que la rodea. Las vacas comen hierba y beben el agua de las corrientes; respiran el mismo aire que respiramos nosotros y también en sus cuerpos el agua, la hierba y el aire se transforman en sangre, huesos y músculos.
Puede parecer una cosa maravillosa para ti que el hierro, la madera y otros materiales, todos de la tierra, pueden transformarse y convertirse en instrumentos como el piano con sus teclas y sus cuerdas vibrantes. De la misma manera las gemas y el oro pueden convertirse en joyas y otros minerales se convierten en una locomotora, un telescopio o un microscopio. Si todo esto es maravilloso para ti: ¿cómo podrás definir la transformación silenciosa e invisible con la que los alimentos y las bebidas se convierten en células, músculos, sangre y huesos del Templo viviente? Recuerda, por lo tanto, que los pequeños trabajadores del Templo necesitan pan y alimento natural; lo necesitan para construir y reparar y para asegurar que tu cuerpo se mantenga fuerte y saludable.

del libro
La Historia de Un Templo Viviente ´
UN ESTUDIO DEL CUERPO HUMANO 
FREDERICK M. ROSSITER, B S., M.D. Y MARY HENRY ROSSITER, A.M.

*

No hay comentarios:

Publicar un comentario