domingo, 16 de abril de 2017

Sin calvario no puede haber Domingo de Resurrección




SIN CALVARIO NO PUEDE HABER

DOMINGO DE RESURRECCIÓN

Queridos amigos:

El camino hacia el Calvario ha de pasar a través de Getsemaní, que fue escenario del gran conflicto con el dolor y final aceptación. Aquí tiene lugar la batalla final si tenemos suficiente valor para Tomar nuestra Cruz del sufrimiento aceptado expresamente para seguirle a El hasta la Resurrección a través del Calvario.

Hemos estado en el Huerto de Getsemaní muchas veces clamando a oídos sordos: “Que pase esta copa” pero el terror mortal no se alejará ni la Seguridad Bendita del Cielo se filtrará hasta nosotros mientras no elevemos nuestras conciencias para decir como El: “No mi voluntad sino la Vuestra”.

Cuando este momento llega, avanzamos con valor para enfrentarnos triunfalmente con cualquier prueba, con la firme convicción de que esto es solo un medio para llegar a un glorioso fin; un proceso regenerativo que nos irá emancipando en forma creciente de todos los males de que es heredera la carne.

La crucifixión de nuestra personalidad gradualmente liberará a nuestro Espíritu. Con cada prueba saboreamos el Calvario; con cada victoria nos acercamos a la Resurrección.

A través de vidas incontables, en los profundos misterios de nuestro ser, el Cristo de nuestra propia divinidad, ha sido sepultado, amarrado y olvidado en nuestro interior, mientras nos inclinábamos hacia nuestros intereses materiales.

Ahora, algunos de nosotros nos sentimos agobiados con las migajas que son poco satisfactorias de ese modo de vivir, estando dispuestos a Tomar la Cruz de pasadas deudas y presentes disciplinas para sacrificar nuestra personalidad y hacer que el ser espiritual, el Cristo interno, se eleve en Esplendor y Poder dentro de nuestras almas.

Que podamos convertirnos en nuevas criaturas en El, siendo victoriosos sobre la vida transitoria y herederos de las ocultas riquezas del Cielo.

Solo de esa manera podemos llegar a ser partícipes conscientes de la maravillosa experiencia del Domingo de Resurrección; de esa gran liberación; de ese poder espiritual avasallador que nos interpenetra con su Paz.

Porque entonces nos unimos conscientemente a El, Quien nos perdona todas nuestras iniquidades, cura todas nuestras enfermedades y da descanso a nuestra alma.

FELICES PASCUAS PARA TODOS


FRATERNIDAD ROSACRUZ MAX HEINDEL
Calle Colombres Nº 2113- Bº Lomas de San Martín
5.008 – Ciudad de Córdoba – Republica Argentina


Agradecemos al Sr. Raúl Sasia, por este aporte.

*


No hay comentarios:

Publicar un comentario